En el momento en el que se produce la separación entre los miembros de la pareja, ambos inician un proceso de duelo, ya que es la experiencia vital y universal que se produce al perder alguien significativo para ti.

El duelo tras el divorcio o ruptura sentimental, es similar a la muerte de un ser querido, puesto que hace referencia a todo aquello que nos produce un dolor grande en nuestras vidas. Este proceso de desvinculación y de pérdida ocasiona unas reacciones emocionales, mentales, y físicas, que se manifiestan durante un tiempo más o menos duradero.

Nadie puede hacer este proceso por ti, pero sí te pueden acompañar, a veces podrá ser a través de amistades y/o familiares, pero cuando percibas que no es suficiente u observas que los demás no se adecuan a tu ritmo no esperes tiempo y solicita ayuda a un psicólogo/a especializado/a en duelo, para que se adapte a tus necesidades emocionales y psicológicas.

Un refrán muy habitual y sonado por todos nosotros pero a su vez totalmente incorrecto es aquel que dice así: “tranquilo/a que el tiempo lo cura todo, se pasará”. Esta frase es un gran MITO. Es verdad que el tiempo ayuda a sanar el dolor, pero el tiempo per se no es suficiente para superar la dependencia emocional existente. Es necesario realizar un trabajo activo y atravesar el dolor de la perdida en lugar de evitarlo o encubrirlo, para ello describiré algunas de las claves a fin de conocer cómo superar una ruptura:

  • Ser consciente de cómo se manifiesta el duelo en ti, en tu vida y en tu entorno y escuchar tus necesidades:
  1. Físicas: Nudo en la garganta, opresión en el pecho, cansancio…
  2. Conductuales: Llanto, alteraciones del sueño/apetito, buscar a la persona…
  3. Sociales: Dificultad en las relaciones sociales, aislamiento, búsqueda de relaciones/sexo/amor…
  4. Emocionales: Tristeza, soledad, vacío, rabia, miedo, culpa…
  5. Cognitivas: Falta de concentración, preocupación, pensamientos recurrentes, confusión, descreimiento…

Cada persona sentimos y expresamos el dolor de una manera distinta pero las fases sobre cómo afrontar una separación son similares: Schock o Trauma, Protección, Integración y Transformación.

De todas formas no olvides que la terapia de pareja puede ser una muy buena opción para prevenir la ruptura de pareja, puesto que muchas veces se solicita ayuda cuando no hay solución porque es demasiado tarde, además la relación se encuentra muy desgastada y YA se produce una inevitable ruptura amorosa.

Call Now Button